TheFableCottage.com presents

Pollito Tito

Chicken Little in Spanish

Become a member for audio!
--:--
← Play story audio ↑
--:--

Once upon a time there was a girl named Rapunzel. Rapunzel lived in a tall tower in the forest. The tower had no ladder, no stairs and definitely no elevator. There was no way to get up or down.

Why did Rapunzel live in a tower? Well, it all started with a witch...

Deja que te cuente una historia sobre un pollito. Su nombre es Pollito Tito. Él vive en un gallinero pequeño y normal en un barrio pequeño y normal.

Pollito Tito no es alto ni bajo. No es gordo ni flaco. No es inteligente ni tonto. Es un pollito completamente normal.

Una mañana completamente normal, Pollito Tito está desayunando en la cocina. Le gustan las tostadas con mantequilla y el café con crema.

Está leyendo las noticias. Ve un artículo aterrador con un título aterrador. Dice: ¡EL CIELO SE ESTÁ CAYENDO!

Pollito Tito está tan asustado que se le cae la tostada dentro del café. ¡Plop!
“¡El cielo se está cayendo! ¡EL CIELO SE ESTÁ CAYENDO!”, grita Pollito Tito. “¡Tengo que advertirle a todos!”

Primero, envía por mail el artículo a mil de sus amigos cercanos. Luego corre por la calle para avisarle a todos los demás.

La primera persona que se encuentra en la calle es la Gallina Martina. Ella está volviendo del supermercado.

“¡Buenos días, Pollito Tito!” dice la Gallina Martina.“¿Dónde vas? ¿Por qué estás tan asustado?”
“¡El cielo se está cayendo! ¡El cielo se está cayendo!” dice Pollito Tito.

“¿En serio? ¿Cómo lo sabes?” dice la Gallina Martina.
“¡Lo vi en internet!” dice Pollito Tito.
“¡Dios mío! ¡Debe ser cierto!” dice la Gallina Martina. “¡Vamos!”
Y Pollito Tito y la Gallina Martina corren por la calle hacia el lago.

Cuando llegan al lago, se encuentran con el pato Renato. Él está bañándose.

“¡Hola, chicos!” dice el Pato Renato. “¿Dónde van? ¿Por qué están tan asustados?”
“¡El cielo se está cayendo! ¡El cielo se está cayendo!” dicen Pollito Tito y la Gallina Martina.

“¿De verdad? ¿Cómo lo saben?” pregunta el Pato Renato.
“¡Lo vi en internet!” dice Pollito Tito.
“¡Oh, no! ¡Debe ser cierto!” dice el pato Renato. “¡Vamos!”
Entonces Pollito Tito, la Gallina Martina y el Pato Renato corren por la calle hacia la granja.

Cuando llegan a la granja se encuentran con Ignacio el Ganso. Está leyéndole poesía a la Palomita Rita.

“¡Hola a todos!” dice Ignacio el Ganso. “¿Dónde van? ¿Por qué están tan asustados?”
“¡El cielo se está cayendo! ¡EL CIELO SE ESTÁ CAYENDO!” gritan todos.

“¿En serio? ¿Cómo lo saben?” pregunta la Palomita Rita.
“¡LO VIMOS EN INTERNET!” dicen todos.
“¡Santo cielo! ¡Debe ser cierto!” dice Ignacio el Ganso. “No hay tiempo para leer poesía ahora. ¡Vamos!”

Y Pollito Tito, la Gallina Martina, el Pato Renato, Ignacio el Ganso y la Palomita Rita corren por la calle hacia el pueblo.

En la calle principal se encuentran con el Zorro Berto. Él está sentado en un café, escribiendo en su computadora.

“¡Hola a todos!” dice el Zorro Berto. “¿A dónde van? ¿Por qué están tan asustados?”
“¡EL CIELO SE ESTÁ CAYENDO! ¡EL CIELO SE ESTÁ CAYEEENDOOO!” vociferan todos.

“¿De verdad? ¿Cómo lo saben?” pregunta el zorro.
“LO VIMOS EN INTERNET” gritan todos.
“¡Wow! Bueno, ¡entonces debe ser cierto!” dice el zorro. “Pero no se preocupen, amigos, conozco el lugar perfecto para esconderse. ¡Síganme!”

El Zorro Berto guía a todos: caminan por el pueblo, cruzan calles, atraviesan el campo y llegan a una colina. Arriba de la colina hay una cueva grande y oscura.

“¡Entren! ¡Entren!” dice el Zorro Berto. “¡Hay lugar para todos! Aquí el cielo no caerá sobre nosotros. Estamos a salvo.”

Y entonces, Pollito Tito y todos sus amigos siguen uno por uno al zorro dentro de la cueva.

A la mañana siguiente, la cueva está vacía. Pollito Tito y sus amigos ya no están ahí.

¿A dónde fueron? No lo sabemos exactamente. Pero te diré una cosa: el Zorro Berto está muy feliz. Tiene una panza grande y redonda.

“Tontos animales” dice el Zorro Berto.  Se sienta debajo de un árbol, agarra su computadora y empieza a escribir otra vez.


As you know, witches can be very jealous. They particularly hate when people steal (that people are stealing) herbs from their vegetable gardens.

But unfortunately Rapunzel's mother did not know that about witches. Many years ago when she was pregnant with Rapunzel, she sneaked into the yard of her neighbour the witch, and stole a little parsley.

The witch saw her steal the parsley. She gave Rapunzel's mother two choices:

Retold and illustrated by Aletta. Translated by Luciana. Voiced by Ana. Music by Ryan.